Pistas borgoñonas XXIV

Acabamos el mes de Octubre de una forma muy borgoñona y noviembre no va a ser menos ya que visitaremos la zona en breve para ir probando las últimas añadas de los productores con los que trabajamos. Por ello, seguro que algo de Borgoña bebemos. Veremos qué nos gusta y qué no. Todo es posible.

Me van a permitir que esta vez sólo hable de tintos. El blanco vendrá más adelante y no porque no se haya bebido algo, pero es que no ha sido especialmente grato. Así que Octubre fue más de tintos.

Mientras preparamos la maleta nos encontramos un pétreo, terroso, durete pero profundo y clásico el Pierre Bourée Beaune 1erCru Epenottes 2006. Mucho menos accesible que su hermano del 2007 pero es posible que haya más vino dentro de la botella.

Nada que oponer, salvo la extrema juventud, al Trapet Chambertin 2008. Un estilo un tanto animal que me gusta y creo que refleja la excelencia de esta añada nada fácil. Todo lo contrario que un fofo Confuron-Cotetidot Echézeaux 06. Mucha fruta negra, tostaditos y poco más.

Hace poco les hablaba del Clos de la Roche como un Grand Cru de Morey-Saint-Denis y este mes hemos puesto en comparación el Lignier Michelot Clos de la Roche 2008 con dos vinos de Domaine Armand Rousseau en esa parcela: 2001 y 2002. Mi orden de preferencia fue el 2001 (vino profundo, con abundantes matices olfativa y una boca vibrante), luego el 2002 (mucho más homogéneo) y luego el 2008 (muy moderno desde mi apreciación).

Ya he hablado bastantes veces del estilo agreste de muchos vinos de la familia Roty, y su Charmes-Chambertin Tres Vieilles Vignes 2008 lo viene a demostrar. Un vino poderoso.

Muy cargado de madera el Dujac Charmes-Chambertin 2008 pero no cabe duda que el vino tiene una carnaza interesante para devorarse en los próximos años. Paciencia…

¿Las mariquitas famosas en la añada 2004 y sus verdores? Ninguna: Mugneret-Gibourg Echézeaux 2004. Un canto a la sutileza…

Me gustó bastante el Ponsot Griotte-Chambertin 2000, con muy buen equilibrio, sin aristas importantes y con gran longitud. Todo lo contrario que el ebanista Pierre Damoy Chapelle-Chambertin 1999. No sé si algún día se integrarán esas aristas.

Comparativa interesante con el Mommessin Clos de Tart en las añadas 1998 y 1999. Duros como una roca, jóvenes, pero me quedo con la profundidad del 99.

Soberbia Pinot Noir clásica manteniendo una viveza descomunal el Pierre Bourée Chambertin 1988.

Buenísmo de nuevo el Domaine Dujac Morey-Saint-Denis 2007. Más integrado, accesible, con menos potencia y mucho más amigable.

Como les digo, estaremos fuera en breve visitando la tierra que es el origen de este blog, y se lo intentaremos contar.

Un saludo

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vinos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s