Pistas borgoñonas XIV

Como decíamos anteriormente, hemos pasado una semana en Borgoña realmente fantástica tanto por los vinos disfrutados como por el trato recibido por parte de los Domaines visitados. Ha sido realmente maravilloso poder visitar de nuevo a estos apasionados vignerons y ver que se encuentran en plena forma. Mucho vino se ha bebido y es difícil resumirlo pero haremos algunas anotaciones curiosas de lo acontecido durante este pasado mes más allá del viaje.

Muy vivo el Marsannay Les Montots 2005 de A.et.P. De Villaine, no excesivamente profundo ni complejo pero muy disfrutable. Estos vinos de esta zona del norte, como ya comentamos, son muy agradecidos para beber en el corto y medio plazo y éste es un buen ejemplo.

Robusto, duro, complejo, profundo y con gran entrada estaba el Domaine Georges Roumier Chambolle-Musigny 2008. Es una bodega que hace vinos bastante más rústicos que lo que suele ser el estilo más fino de Chambolle-Musigny, con gran capacidad de guarda, y que son realmente excepcionales aunque desde mi punto de vista se muestran muy crudos en su juventud.

Muy limpio en aromas el Antoine Jobard Meursault 1erCru Poruzots 2007 a medida que se iba abriendo, con toques ligeros mantequillosos, mineral, fruta fresca y un toque cítrico que daban paso a un vino no excesivamente potente ni graso en la boca, bastante lineal, buena longitd pero sin ser extremadamente complejo. Francamente rico.

Desconocía el Domaine J&M Simon Clos de la Roche 2004 y la verdad es que tampoco me había perdido mucho a juzgar por la botella bebida. Un Grand Cru en la etiqueta que no justifica lo que contenía dentro… y tampoco era especialmente compejo el Domaine Berthelemot Beaune 1erCru Clos des Mouches 2008 (prueben este mismo pero de Drouhin y verán la diferencia) aunque era tan fácilmente bebible que se disfrutó pero no creo que justificase esa clasificación parcelaria.

Algo maduro el J.F. Mugnier Nuits Saint Georges Clos des Fourches 2004 procedente de esas cepas más jóvenes del Clos de la Marechale. Estaba el vino demasiado evolucionado y amargoso en la boca para su pleno disfrute. ¿Verdor famoso? No me pareció…

Muy bebible el Joblot Givry 1erCru Clos de la Servoissiene 2002 de esta zona con menos fama que la Côte d’ Or pero que produce vinos muy agradables aunque algo más ligeros y sin tanta profundidad. Este 2002 era un poco lineal, monolítico y siguiendo cierta homogeneidad, ya muy redondito y quizá algo falto de frescura.

En las siguientes Pistas hablaremos de algunos vinos bebidos durante este periplo borgoñón. Mientras tanto, sean felices y recuerden lo que siempre digo cuando hablo de Borgoña…”Empieces por donde empieces, siempre acabarás en Borgoña” 🙂

Un saludo

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vinos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s