Domaine Bruno Clair: Vinos finos en Marsannay y en más lugares

Hay una costumbre, a veces muy extendida, de que los comerciantes de vino solamente defienden su propio portfolio y que todo lo demás es muy malo. Bueno, no escuchen esas falacias porque cosas buenas lleva todo el mundo y desde aquí defenderemos ante todo a la Borgoña como región apasionante y a los maravillosos Domaines que estén representados o no por nosotros pero que sus vinos nos parezcan interesantes.

Un caso de estos podría ser Bruno Clair. Ya hablamos de este magnífico Domaine en algún apunte anterior y la verdad es que me apetece hacerlo un poco más profundamente y empezar así a ir desgranando perfiles e historias de algunas bodegas, y empezar por esta casa situada en Marsannay y con sus excelentes vinos me parece un buen punto de partida.

Es un Domaine con una gran historia detrás ya que hay que retroceder a 1910 cuando Joseph Clair (el abuelo de Bruno Clair) se casó con la señora Daü y tuvo tres hijos formando el Domaine Clair-Deü, cuya escisión tuvo lugar en la década de los años 70.

Bruno se estableció por sí mismo en 1978 replantando algunas viñas en Marsannay, alquilando algunas en Fixin y comprando tierras vírgenes en Morey-Saint-Denis y a mitad de los años 80 junto a su familia decidió crear el Domaine Bruno Clair, ya a partir básicamente de sus propios viñedos.

Poco a poco, fueron extendiendo la viña que iban poseyendo y en 1993 unieron parcelas de Corton-Charlemagne, algo de Marsannay blanc y 1,51 hectáreas de Chambolle-Musigny Village. En 1996 compraron o,25 hectáreas del Gevrey-Chambertin 1erCru “Petite Chapelle” y más parcelas del Gevrey-Chambertin Village, llegando en total a tener hoy en día casi 23 hectáreas entre lo propio y arrendado. Éstas, en total se pueden resumir en lo siguiente:

Grand Cru: Bonnes Mares (0,41 ha plantadas en 1945 y 1978); Chambertin-Clos de Bèze (0,98 ha plantadas en 1912 y 1973) y Corton-Charlemagne (0,34 hectáreas plantadas en 1976).

Premier Cru: Gevrey-Chambertin “Bel Air/Fontenys” (0,28 ha); Gevrey-Chambertin “Cazetiers” (0,87 ha plantadas en 1958 y 1973); Gevrey-Chambertin “Clos du Fonteny” (0,68 ha plantadas en 1972 y 1987 y que representan un monopole de la bodega); Gevrey-Chambertin “Clos-Saint-Jacques” (1 ha de 1957 y 1972), Gevrey-Chambertin “La Petite Chapelle” (0,51 ha de 1960); Savigny-lès-Beaune “La Dominode” (1,71 ha de 1902 y 1983).

Village: Aloxe-Corton (0,34 ha de 1976); Chambolle-Musigny “Les Véroilles” (1,51 ha de 1989 y 1994); Gevrey-Chambertin “Carrougeot/Jouise” (0,43 ha de 1960 y 1998); Marsannay Blanc (2,68 ha de 1980 y 1997 y que suele ser un vino mezcla de Chardonnay y Pinot Blanc fermentado un 33% en barrica y el resto en depósito); Marsannay Rouge & Rosé (3,13 ha de varias fechas de años de plantación); Marsannay “Les Vaudenelles” (1,58 ha de 1969 y 1976 de un suelo bastante pobre); Marsannay “Les Grasses Têtes” (1,29 ha de 1969 y 1970 y con suelo muy arcilloso lo que hace que el vino a priori pueda ser más potente); Marsannay “Les Longeroies” (1,26 ha plantadas en 1924 y 1981 y que dan un vino altamente recomendable por su profundidad y finura como creo que ya hemos comentado alguna vez por aquí); Morey-St-Denis Blanc “En la Rue de Vergy” (0,51 ha en 1980 y fermentado parte en barrica, parte en depósito y parte en viejos fudres según venga la añada); Morey-St-Denis Rouge “En la Rue de Vergy” (0,65 ha en 1980); Pernand-Vergelesses “Les Boutières” (0,24 ha plantadas en 1996) y Vosne-Romanée “Les Champs Perdrix” (0,93 ha plantadas en 1949).

Regionales: Bourgogne Aligoté (0,38 ha plantadas en 1950 y 1988) y Bourgogne Chardonnay (0,39 ha plantadas en 1976)

Es un Domaine que desde el punto de vista vitícola intentan intervenir lo menos posible y operar de la forma más orgánica que la naturaleza permite desde el punto de vista racional (olvídense de biodinámicas y demás): Arando, usando humus y fertilizantes orgánicos, sin herbicidas, usando poda guyot en sus viñas con algo de Cordon du Royat, y no teniendo por norma la práctica de vendimia en verde salvo en aquellas cepas que lo necesiten (suelen ser las jóvenes lógicamente ya que son las más vigorosas). Vendimian todo a mano empezando por las parcelas generalmente más al sur que son las que alcanzan antes el punto óptimo de maduración y sus tintos suelen fermentarse de manera lenta y con largos encubados. Generalmente suele despalillar aunque según cómo venga la añada es probable que conserve algo de los raspones y suele criar los vinos usando diferentes porcentajes de roble nuevo según el vino en cuestión, llegando al 50% en algunos casos (los tiempos de barrica pueden variar pero suelen oscilar entre 15 y 18 meses según el vino y las características de la añada).

Son vinos que a mí personalmente me parecen muy finos y elegantes, nunca inaccesibles y que tratan de ser fieles representaciones de su lugar de procedencia. Probar varios de sus Premier Cru puede ser un buen ejercicio de aprendizaje por la diferente localización de sus viñedos, o darle cancha a sus Village (bien en precio) para entrar y conocer más la Borgoña a esos niveles…En fin, una buena muestra de un gran vigneron desde el punto de vista de vinos elegantes, finos, equilibrados y muy disfrutables. Al menos, a mi me gustan.

Un saludo

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Domaines & Bodegas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s