Un paseo por Marsannay-la-Côte (II)

Tras el periplo Fiestero seguimos instalados en Marsannay y ahora en sus viñedos orientados principalmente al este y al sur. No esperen aquí encontrarse grandes pendientes ni alturas desproporcionadas en cuanto a la localización de la viña (creo recordar que me dijeron que la viña más alta en esta villa está a unos 300-320 metros sobre el nivel del mar, más o menos como en el resto de las AOC colindantes). Como sucede en toda la Côte d’Or los suelos mayoritariamente calizos son los que ocupan mayor porcentaje en la geología de esta villa. Ello no implica que en función de dónde nos situemos los porcentajes de otros componentes varíen (arcillas, limos, gravas, arena, más o menos guijarros, sedimentos, etc).

Los vinos de esta AOC no suelen encontrarse entre los más potentes de Borgoña (aunque es evidente que el estilo de cada elaborador influye y es diferente). De hecho, como comentaba anteriormente era una zona donde los rosados adquirieron gran fama y como supondrán no es el tipo de vino dotado de una mayor potencia. 

Quizá hasta me atrevería a decir que serían vinos deliciosos para un cierto aperitivo sin que eso signifique que sean tomados como vinos menores. En ningún caso debe interpretárseme así.

 En el caso de los tintos no esperen vinos de una gran capa de color, generalmente suelen predominar los aromas primarios de frutillos rojos (cerezas, moras, grosellas, frambuesas, etc) y no suelen venir exentos de un cierto toque animal y salvaje. Aunque como comentaba antes el estilo de cada elaborador es variado no esperen vinos tremendamente tánicos ni pesados de forma general.

Personalmente los rosados de esta AOC me parecen deliciosos cuando están bien hechos, con una viveza que le resta cualquier atisbo de parecer blandos o fofos. Si han estado alguna vez en alguna vendimia y saben a qué huele cuando se recoge uva…estos vinos se aproximan a esas sensaciones.

 He probado no pocos, si no poquísimos blancos de Marsannay y la verdad es que no sé si podría establecer algún criterio general. ¿Florales tipo jazmín, acacia, con cierta persistencia y potencia? No sé, pero eso me parecieron las pocas veces que he probado. No me hagan caso, igual sus percepciones son totalmente opuestas. 

En este sentido sí me gustaría indicarles algunos elaboradores que desde mi punto de vista hacen vinos interesantes en sus bodegas de Marsannay. A pesar de que no es de las AOC que más he probado, siempre pueden existir cosas interesantes en los Domaines Bart, Charles Audoin, Regis Bouvier, Brocot, Huguenot Père, Collotte, Coillot Père et Fils, Olivier Guyot, Sylvain Pataille, etc.y sobre todo Bruno Clair. Esta última casa es de las que podrían considerarse más importantes en toda la Borgoña y por ello seguro que aparece en el futuro en alguna entrada de este espacio, así que ya les hablaré sobre ello.

 Luego hay Domaines fuera de Marsannay pero que también elaboran buenas Cuvées partiendo de viñas de este pequeño pueblo (Trapet Père et Fils, ya les comenté acerca de Joseph Roty, Charlopin-Parizot, Naddef, etc)

Bueno, seguiremos probando siempre que podamos. Así veremos cómo vamos (o no) cambiando el criterio.

 Un saludo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pueblos & Cultura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s