Négociants: figura histórica e imprescindible

Hablábamos en Bilbao hace poco acerca de la importancia que ahora tenía Borgoña dentro del vino embotellado y su relativo éxito comercial. Muchos aficionados disfrutamos de las botellas que estas bodegas familiares nos brindan con sus clásicas etiquetas en donde aparecen las parcelas y los pueblos reflejados en forma de papel.

Pero esto no siempre ha sido así. El hecho de que un Domaine embotelle sus propios vinos y los venda bajo su propia etiqueta no es un hecho con un gran bagaje temporal en Borgoña. De hecho, no fue hasta los años 30 cuando aparecieron las primeras botellas etiquetadas con los propia marca del viticultor (Domaine Henri Gouges en el pueblecito de Nuits-Saint-Georges fue uno de los primeros en hacer esto, así como Domaine Armand Rousseau en Gevrey-Chambertin o Marquis d´Angerville o Michel Lafarge en Volnay).

Anteriormente, el dueño de la uva vendía su propio fruto, el mosto o el vino a una serie de mercaderes que eran los que luego ponían su nombre a las etiquetas: los négociants. Pero raramente vendía su vino embotellado por él.

Esto todavía se sigue haciendo y muchos viticultores venden uva o vino a grandes bodegas que los etiquetan bajo su propia marca a pesar de no ser la parcela de su propiedad. Seguro que alguna vez han escuchado nombres como Louis Latour, Louis Jadot, Joseph Drouhin, etc. Todos ellos, aunque tienen parcelas bajo su propiedad, elaboran también vino como négociant, es decir, comprando uva o vino a terceros.

Así, podríamos distinguir la figura del négociant puro, pero también hay otra serie de formas productivas diferentes o intermedias como podría ser un “Négociant-éleveur” que no compra el vino terminado, si no que puede criarlo en su bodega y luego etiquetarlo con su propia etiqueta; o el “Négociant-embouteilleur” que puede comprar el vino ya terminado pero es él quien lo embotella, etc.

Hoy es evidente que hay muchos más ” Propriétaire-récoltant”, es decir, lo que comentaba antes de propietarios más allá de “vignerons”, con sus uvas y que hacen y venden su propio vino pero también es evidente que muchos de estos Domaines pequeños han ampliado en muchos casos su figura como négociants ya que debido a, en amplias ocasiones, su propio terreno propio disponible necesitan tener más vinos y referencias para entrar en el feroz mercado.

Pero Borgoña no se puede entender sin estas figuras tan importantes para que la región subsistiera en el pasado de una forma comercial. Sin ellos, no se hubiera llegado a lo de hoy. La historia está llena de figuras que han intervenido en la comercialización de vino de Borgoña pero

Un saludo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pueblos & Cultura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s